En la industria el uso del aire comprimido está muy extendido debido a sus ventajas y beneficios. Sin embargo, también hay mitos que hoy en Aire Seco te ayudamos a aclarar.


El aire comprimido es caro

A primera vista es posible pensar que el aire comprimido sea igual de costoso que otra instalación dentro de tu industria como la eléctrica. No obstante, puedes reducir la inversión con un plan de mantenimiento adecuado y regular, determinar adecuadamente el tipo de máquinas que necesitas y sus aplicaciones y la actualización de tus compresores cuando sea necesario.


Aumentar la presión en el sistema ayuda a la productividad

No por tener mayor presión, serás más productivo. Es importante saber que para unas tareas sea necesario aumentarla, pero en otras te aseguramos que con una potencia mínima tus empleados podrán trabajar adecuadamente. Operar eficientemente con aire comprimido significa aumentar y disminuir la presión de acuerdo con las funciones específicas que necesitemos realizar con él.


La presión es lo más importante

Como es un factor que fácilmente podemos visualizar, la presión se ha convertido en algo determinante para elegir un compresor. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que tanto la presión como el flujo deben ser considerados al seleccionar el equipo más adecuado para ti, así como la aplicación que le daremos.


Puedes limpiar las áreas con aire comprimido

Es común limpiar espacios de trabajo con compresores de aire, pero debemos entender que no son aspiradoras. Con el aire comprimido lo único que hacemos es esparcir la suciedad y partículas de nuestras estaciones, lo cual puede dañar los equipos o causar lesiones en el personal.